viernes, 22 de enero de 2016

Sometimes I don't know what to think.

A veces no sé que pensar, y a veces me duele mucho respirar...
A veces si lo pienso mucho, se me rompe el corazón y se convierten en pedazos dividos, entre echar de menos:
Echar de menos de diferentes formas.
Echar de menos a una persona que no ves desde hace ¿seis meses?, en realidad el tiempo que pasa es lo de menos.
Echar de menos a personas que creías que eran diferente, o que cuando están con ciertas personas cambian completamente y se convierten en extraños.
Echar de menos a personas que desafortunadamente ya jamás volverás a ver, que se han ido a "un lugar mejor", aunque siempre permanecen en nuestra memoria, y al final lo que importa es no olvidar aunque duela recordar.
Entre recordar;
Recordar todo lo que ha pasado, es como tener una cicatriz enorme tatuada internamente en forma de punzada intensa en el alma.
Y recordar que a veces el mundo es tan jodido que es inevitable sentir dolor.
Y recordar que les necesito y ya no están...
Y no poder olvidar una maldita fecha de cumpleaños cuando la otra persona no se acordará de mi existencia.
Y pensar mil veces en lo mismo, mientras mis lágrimas no paran de bailar sintiendo la música triste que mi corazón toca solo para mi.
Y entre dolor:
Daño que no se cura con medicina, de ese que te recuerda que tan viva y a la misma vez cuán jodida estás.
Dolor, del que te hacen las personas que quieres pero callas porque no quieres perderlas.
Dolor que tragas tu sola, como una flema que no quiere salir y te ahogas tratando dejar salir.

sábado, 16 de enero de 2016

End is a new start

El final es un nuevo comienzo, dicho así no suena muy real, ni muy sincero pero...
Después de la tormenta siempre llega la calma, es lo mismo. 
El final de una amistad siempre duele, sin embargo al superar ese dolor nos hacemos más fuertes. Ya es el comienzo de algo nuevo. 
Perder el contacto con alguien a quien quieres siempre es difícil, pero te vuelves más independiente. 
Terminar una relación te parte el corazón en 20 mil pedazos, sin embargo te aferras a la esperanza de que encontrarás a alguien mejor, 
La pérdida de una vida te destroza el alma, pero te conviertes en una persona luchadora e incluso encuentras una mejor versión de ti mismo. 
Y cuando escuchas todo el tiempo lo mismo, e incluso te repites 300 mil veces que: "La vida es así", "es ley de vida", "¿qué le vamos a hacer?"... ya te estás ayudando a ti mismo, ya estas empezando de nuevo a vivir. 
Sé perfectamente lo complicado que es fingir una sonrisa y decir "Estoy bien" cuando por dentro te mueres de ganas de ponerte a llorar y que alguien te abrace. Y joder, es ahí donde demuestras que aún puedes, que no todo está perdido, que la vida sigue, que eres cada día un poco más fuerte. 
Obviamente, el comienzo de algo es lento, pero no por ello imposible, ya que con todo lo que has pasado aprendiste a tachar el "im" y dejar en tu mente solo la palabra "¡posible!". 
Cuando algo termina, otra cosa empieza, es el ciclo de la vida, y lo que termina puede ser tanto bueno como malo, al igual que lo que empiece no tiene necesariamente que ser bueno, 
Estamos en una lucha permanente en la que cuando te encuentres en lo más oscuro, una pequeña luz aparecerá en ti para volver a renacer de la cenizas como un Fénix, porque así es como funciona todo, Si te caes, te levantas con más fuerza.